Alagoas

Maceió

Conocida como el Paraíso de las Aguas, la capital de Alagoas es famosa por sus playas y piscinas naturales de aguas verdes cristalinas y tibias, que ocupan 6 km de orilla arborizada, con ciclovía, andén, quioscos. En las playas de Jatiúca, Ponta Verde y Pajuçara, es posible disfrutar de la hermosura de la ciudad a cualquier hora del día. Además de las playas urbanas, litoral norte y sur, que juntas suman 40 km de litoral, Maceió posee otras bellezas poco distantes de la ruta de las palmeras que la dejan aún más especial. La ciudad también tiene 22 km de lagunas y canales, artesanía de filé en Pontal da Barra, historia, museo, teatro e iglesias.

Costa dos Corais

Aún muy cerca de Maceió, en el Litoral Norte ya es posible encontrar playas de belleza sin igual, muchas de ellas semidesiertas, y como el propio nombre de la región sugiere, un paredón natural de corales que mesclan biodiversidad de fauna marina y colores deslumbrantes.

Rota Ecológica

Tranquilidad en las playas y simplicidad en las villas de pescadores y habitantes locales entre las ciudades de Passo do Camaragibe, São Miguel dos Milagres y Porto de Pedras. Casi 55 km de belleza rodeados de un vasto palmeral y un inmenso mar azul con barrera natural de corales, la fantástica ruta atrae quien busca olvidarse de la rutina, comodidad y hermosura en los alojamientos, gastronomía de calidad y un turismo sostenible, ya que en la región la actividad es explotada de forma rústica.

APA Costa dos Corais

Cuando hay marea baja, aquí somos regalados por la naturaleza: podemos ver de cerca uno de los más bellos conjuntos de corales del mundo. El Área de Preservación Ambiental (APA) parece intocada por el hombre, proporcionando un escenario de película, con colores intensos y rica biodiversidad. Lugar ideal para buceo, baño en aguas tibias y descanso total. Los paseos deben ser planeados de acuerdo con la tabla de mareas.

Lagoas e Mares do Sul

La mescla del mar con las lagunas y ríos en Alagoas encanta desde el nascer hasta la puesta del sol. Aquí la naturaleza fue generosa, ofreciendo un paisaje que te dejará sin aire, haciendo de esta región una de las rutas más atrayentes y visitadas de la provincia.

Playas

Las playas del Francês, Barra de São Miguel, Gunga, Jequiá da Praia, Coruripe y Feliz Deserto son conocidas por las bellezas de sus aguas, con tonos de verdes y azules que cambian a cada momento. En la temporada alta, son lugares de mucha fiesta y “movida”. La Barra es considerada una de las más bellas playas del Litoral Sur. En la marea baja, forma verdaderas piscinas naturales, una invitación a bañarse. Ya la Praia do Francês tiene tramos ideales para la práctica del surf y el trecho donde se forman las piscinas naturales, con marea baja, es excelente para las familias.

Caminhos do São Francisco

Por toda la región corren las aguas del “Velho Chico”, uno de los más importantes cursos de agua de Brasil y de la América del Sur. El río baña 5 provincias del país y, en Alagoas, lleva la belleza y la identidad de los que viven en sus márgenes, revelando los contrastes de los escenarios del sertão.

Sendenrismo

En las ciudades ribereñas de Traipu, Delmiro Gouveia (Mirador del Talhado) y Piranhas (Grota de Angicos) es posible hacer turismo ecológico, contemplando la naturaleza, los ecosistemas, conociendo la caatinga y aún cuidando de la salud. Las sendas son buenas opciones para quien disfruta explotar los caminos de la propia naturaleza. Sea a pie, en bicicleta e incluso en motocicleta, aparte de los deportes radicales ­ como tirolesa y rápel ­, los caminos del río São Francisco esconden buenas sorpresas. ¡Prepare la energía! Para los paseos, consulte los receptivos locales.

Cañón del São Francisco

En el recorrido, apenas escenarios que te dejarán sin aire. El paseo por el Velho Chico es perfecto para contemplar las bellezas del sertão, donde la aridez de la tierra contrasta con el lecho del río, formando un bello escenario. Después de 30 minutos de navegación, es posible ver los paredones, grutas, cuevas e incluso pinturas rupestres. Es posible tomar un delicioso baño de agua dulce, verde y cristalina entre las formaciones rocosas. Para hacer los paseos, consulte los receptivos y guías locales.

Rota del Cangaço

La historia del sertão nordestino pasa por los márgenes del São Francisco, a bordo de un catamarán, durante cerca de 45 minutos de belleza por el lecho del río hasta llegar a la primera parada, el Poblado de Entremontes, donde está la casa en la que se hospedó Don Pedro I, aparte de las bordadoras de redendê, artesanía local. La próxima parada es la Grota de Angicos, en la Caatinga, donde Lampião, Maria Bonita y nueve cangaceiros murieron en una emboscada, en 1938. Durante el paseo, los guías vestidos de cangaceiros cuentan relatos del cangaço e historias de Lampião, al sonido del típico forró nordestino. Consulte los receptivos locales.

Foz del São Francisco

El baño en las aguas dulces del río es un atractivo en cualquiera de los municipios bañados por el “Velho Chico”. En Piaçabuçu, su encuentro con el mar es de dejar sin aliento.

Quilombos

La región que representa el espacio más simbólico de la lucha por la libertad de los negros en Brasil también es lugar de contacto directo con la naturaleza en las ricas reservas de Mata Atlántica. Las ciudades que forman parte de la región de los quilombos integran la Zona da Mata de Alagoas y guardan destacables momentos históricos del país. Ver y sentir de cerca la energía de un sitio que es sinónimo de lucha, resistencia y un paseo por la libertad es una experiencia indescriptible. En el paseo a la Serra da Barriga y en las regiones remanentes de los quilombolas, la identidad de un pueblo permanece viva.

Reserva Ecológica

Dirigidas a los amantes de la ecología, las reservas ofrecen a los visitantes un ambiente tranquilo, proporcionando un verdadero encuentro con la naturaleza. Entre las opciones, la Reserva Particular do Patrimônio Natural (RPPN), localizada en el área rural, próximo al área urbana del municipio de São José da Laje, dirigida a la reforestación y conservación de la Mata Atlántica. En el espacio, es posible encontrar un pasillo de bambudales, nacientes de agua potable, lagos, espacio de preservación de aves y pájaros en extinción.

Observación de Aves e Cascadas

En Murici, distante 50 km de Maceió, es posible encontrar un santuario ecológico donde la naturaleza reina absoluta y sin grandes dificultades. Distante de las playas, pero igualmente placentero y encantador, el municipio abriga paseos a cascadas de belleza natural y singular. La ciudad, detenedora de la más grande reserva de Mata Atlántica de Alagoas, aún tiene un diferencial: es habitada por una diversidad de aves endémicas, destino perfecto para los amantes de la naturaleza. Para conocerla, consulte los receptivos locales.